domingo, 16 de abril de 2017

III Ruta Castillo de Monsalud. Nogales.

El pasado 14 de Abril pudimos realizar una interesante ruta senderista en el término de Nogales. III Ruta Castillo de Monsalud. Hemos estado haciendo rutas en la vecina localidad de Salvaleón, pero nunca antes habíamos visitado Nogales

Tengo que reconocer que tuve que hacer un gran esfuerzo para levantarme, pues el día anterior , Jueves Santo, fue bastante "entretenido" y el cuerpo estaba un poco perezoso para saltar de la cama a horas tan intempestivas. No obstante, he de decir que el madrugón mereció mucho la pena. 

A eso de las 8 estábamos ya en el punto de inicio de la ruta, un paraje situado en la carretera que une Nogales con Salvaleón. Allí y tras pasar por la mesa de control de inscripciones, la organización nos tenía preparado un suculento desayuno compuesto por café de puchero (rico, rico) y un plato de migas de escándalo (no pretendo  hacer la pelota, es cierto que las migas estaban buenísimas) 






La hora prevista de salida de la marcha era las 8:30, pero la salida real se demoró un poco. Mañana bastante fresca y con un montón de senderistas, cosa que nos sorprendió, teniendo en cuenta que era Viernes Santo y son días de mucho trajín que no suelen dejar tiempo para actividades deportivas. 


Al poco de comenzar, un miembro de la organización nos estuvo dando unas indicaciones sobre las normas de la ruta y sobre el interés histórico de la zona. Por un lado, nos comentó que estábamos dentro de una finca privada y por lo tanto, debíamos tener un trato exquisito con el entorno (siempre hay que tenerlo cuando uno sale al campo, pero en este caso aún mayor) por otro lado, nos indicó que la zona que íbamos a visitar fue muy transitada por  Ibn Marwan  (fundador de la ciudad de Badajoz)  siendo estas sierras testigo de las continuas disputas de éste con el emir. 



Espectaculares vistas con el castillo de Nogales al fondo



Rosa de Alejandría







Ruta de 10 kilómetros de recorrido, con un nivel de exigencia medio - alto. Subimos varios picos (La Mina, La Horca y el Punto de Mira) siendo alguna de estas subidas bastante exigente. Así mismo, hubo una bajada que también fue complicada por lo resbaladizo del terreno.  Todo el recorrido que realizamos antes del avituallamiento fue espectacular, por un lado, por lo denso de la vegetación, que en muchos momentos no dejaba pasar la luz del sol, por otro lado, por las impresionantes vistas que teníamos y por último, porque en esos momentos la temperatura era muy agradable. 


















Tras el avituallamiento visitamos las ruinas del antiguo castillo, aunque en este tramo ya el calor apretaba más y la vegetación no nos resguardaba tanto del sol, por lo que no fue tan espectacular como la primera parte, no obstante las vistas del entorno seguían siendo impresionantes. 







Finalizada la ruta, nos dirigimos a Nogales, donde en la plaza del pueblo nos ofrecieron una paella a todos los asistentes, que pudimos comer en los bares circundantes en un ambiente totalmente festivo. 
Como ya he dicho en multitud de ocasiones, estas actividades sirven para dar a conocer entornos que de no ser así , probablemente nunca visitaríamos y así mismo, sirven para dar vida a  los negocios de los pueblos, pues no había nada más que ver cómo estaban los bares y las terrazas de senderistas tomando cañas y pasándolo bien. Enhorabuena a los organizadores por el trabajo realizado.

Por último, antes de regresar a Ribera, decidimos visitar el pueblo, para ver sus calles y  sus monumentos más emblemáticos. 







El castillo se encuentra en un perfecto estado de conservación


Uno de los cementerios más bonitos que he visto



En conclusión, ruta muy bien organizada, muy interesante, en una zona que era desconocida para nosotros y en un pueblo que es digno de visitar. 

Una forma diferente de disfrutar de la Semana Santa en nuestra tierra. 

Saludos y hasta la próxima.