lunes, 27 de febrero de 2017

Hornachos

Desde bien pequeño,  he sentido una atracción enorme por el pueblo de Hornachos. Su especial ubicación, siendo visible desde muchos kilómetros de distancia, sus calles empinadas que parecen querer asaltar la sierra, los restos de su castillo morisco, la espectacular torre de la iglesia parroquial situada en la parte alta del pueblo... convierten a esta población en un lugar muy interesante para visitar.

Hornachos es una localidad de 3.700 habitantes, situada en las faldas de la sierra que lleva el mismo nombre, sierra que separa las comarcas de Tierra de Barros y la Serena. Es una población con un importante pasado, pues fue uno de los núcleos moriscos más importantes de la Corona de Castilla, hasta que en el año 1610 Felipe III proclama un edicto de expulsión, momento en el que fueron deportados más de 3.000 moriscos de este pueblo, siendo éste un ejemplo de intransigencia y falta de diálogo y convivencia entre culturas (algo que por desgracia sigue ocurriendo) 
Su pasado morisco, así como su especial ubicación en las laderas de una  sierra  con un importante patrimonio natural (ver ruta por la Sierra de Hornachos) convierten a este pueblo en uno de las localidades más interesantes de toda la comarca de Tierra de Barros y de la provincia de Badajoz. 

Pues ni corto ni perezoso, me planté en Hornachos a pasear por sus calles con idea de probar la nueva cámara de fotos que he adquirido y  así ir poco a poco haciéndome con las muchas aplicaciones que tiene. 

Os dejo a continuación con una pequeña muestra de las fotos realizadas. (Es importante destacar que efectivamente fue un breve paseo por la localidad, ya que tiene muchos más lugares con encanto que merece la pena visitar)

Vistas de la localidad desde el embalse de Los Molinos





Ermita de los Remedios




El castillo al fondo


La localidad está llena de rincones pintorescos

Parroquia de la Purísima Concepción
Esta iglesia constituye es uno de los mejores exponentes del arte mudéjar extremeño.


















Interior de la parroquia. Claro ejemplo de construcción mudéjar.













La sierra siempre presente







Otro gran ejemplo del pasado morisco de la localidad es la existencia de numerosas fuentes que traían el agua  mediante curiosas obras de ingeniería desde los manantiales de la sierra hasta la localidad, con objeto de regar las numerosas huertas moriscas así como servir de abastecimiento para la población. 





Pilar de Palomas








Como ya he comentado, esta es solo una pequeña muestra de los tesoros que guarda esta interesante localidad,  por ello invito  a realizar una visita por Hornachos y dejarse embaucar por el aire morisco que se respira en sus piedras. 


En futuras ocasiones, volveré a seguir practicando con la cámara y espero mejorar las instantáneas.....


domingo, 19 de febrero de 2017

IX Ruta Senderista de los Celtas. Higuera la Real

Magnífico día de senderismo el que hemos podido disfrutar hoy en Higuera la Real,  elegante población de 2.400 habitantes,  situada al sur de la provincia de Badajoz (que por cierto, tiene un impresionate polígono industrial, que para sí quisieran otras localidades)

Salimos de Ribera a las 7:40, aún sin haber amanecido y con bancos de niebla salteados durante los primeros kilómetros. Poco a poco, la niebla va perdiendo intensidad lo cual facilita la conducción.

Pasamos por Los Santos y  por  Zafra desde donde nos quedaban  aún, unos 40 kilómetros hastra Fregenal de la Sierra, donde tomamos la carretera que la circunvala y encaramos ya nuestro objetivo final, que se encontraba  a tan solo 4 kilómetros de esta última localidad.

Nada más entrar en Higuera podemos ver que hay un gran ambiente, pues hay senderistas por todas partes. Aparcamos el coche casi en la salida del pueblo, ya que  había muchísimos vehículos y nada más bajarnos, notamos que en esta zona el frío se siente más que en nuestro pueblo, por algo se trata de zona serrana (de enorme tradición en la elaboración de excelentes productos del cerdo ibérico)

Recogemos nuestras credenciales en las instalaciones situadas en el parque municipal, donde se nos hace entrega de un mapa de la ruta y de  magdalenas con las que ir cogiendo fuerzas para la caminata.  También nos informan que con el número de dorsal asignado, se realizarán diferentes sorteos al finalizar la prueba. 

En total, según los organizadores, han sido 700 las personas inscritas. Se trata por lo tanto de una cifra más que considerable para un evento de este tipo, por lo que hemos de dar la enhorabuena  a la organización por la enorme movilización que han conseguido. 















Uno de los atractivos más importantes de esta ruta, es el Yacimiento de Capote, que tiene un gran valor por ser un buen ejemplo del paso de los Celtas por Extremadura. 


Desde el inicio de la ruta hasta el kilómetro 7, donde se ubicaba el Centro de Interpretación Capote, debido a la gran cantidad de senderistas, hemos ido casi todos agrupados. Pero a partir de este punto el grupo se ha ido dispersando, pues mientras  algunos prefirieron continuar, otros decidimos echar un vistazo al centro, que cuenta con paneles y  vídeos explicativos y donde además varias personas ataviadas con vestimenta celta, nos han ido dando indicaciones del sentido de este yacimiento. Con todo, a partir de ahí, hemos podido disfrutar más de la ruta, al ir la senda mucho más despejada. 


Junto al centro de interpretación

Parte del yacimiento celta




Un punto que a la mayoría también nos ha gustado, han sido los puentes colgantes de madera, pues ha resultado muy gracioso cruzarlos, debido al balanceo que tenían.  (aunque los que tienen vértigo, quizás lo vean desde otro punto de vista....)








En el kilómetro 9 tuvimos el punto de avituallamiento, donde la organización nos ha entregado un bocata de jamón, bastante bueno, por cierto. A partir de este punto, la ruta se bifurcaba, dando a elegir entre la opción corta de 15 kilómetros o la larga de 20. En este caso, nosotros decidimos hacer la larga, pues entre unas cosas y otras, con todo lo que habíamos comido hasta ese momento, teníamos fuerzas de sobra para afrontarla, jejjeje.





Esta parte del recorrido, y más concretamente la zona del Arroyo Moriano, ha sido la que más nos ha gustado. El paso del río por esta zona de dehesa ha generado unas estampas muy interesantes. 











Pasando este punto, aún nos quedarían por delante bastantes kilómetros, con los tramos más exigentes de todo el recorrido, tanto por la pendiente como por lo abrupto del terreno.


Enfilamos la última parte de la ruta y rodeamos la Finca Aguasanta 




Zona "escolar"



Nos encaminamos de nuevo hasta Higuera, donde tras callejear un poco nos dirigimos a la Plaza de la Constitución. 



Curiosa repetición de formas



En la mencionada plaza, la organización nos ha ofrecido unos estupendos garbanzos guisados, una cervecita fría  y una naranja para el postre. Así mismo, se ha realizado el sorteo de numerosos premios, habiendole tocado uno de ellos a nuestro amigo Paco, que se ha venido para casa con  varias docenas de dulces, de los que por cosas del destino no hemos podido dar cuenta, a pesar de haberlo intentado...jjjj









En conclusión, gran dia de senderismo el que hemos disfrutado en Higuera la Real, tanto por lo bonito del paisaje como por el ambientazo sano que se ha respirado en todo momento. Magnífica forma esta de dar a conocer los encantos de la  localidad y buena manera de dar vida a los bares y restaurantes de la zona, llenando las calles y plazas del pueblo de cientos de personas. Enhorabuena a los organizadores.