jueves, 31 de marzo de 2016

El Umbral de la Eternidad

Finiquité la que por ahora es la última trilogía de Ken Follett. Con El Umbral de la Eternidad concluye The Century: composición de tres partes que van desde la Primera Guerra Mundial, hasta el final del Guerra Fría con la caída del Telón de Acero. 






Sigo mostrando mi preferencia por el segundo tomo, El Invierno del Mundo, no obstante,  en esta tercera entrega, el autor sigue mostrando sus grandes dotes literarias, ya que hilvana perfectamente las historias de las familias protagonistas, con los grandes acontecimientos históricos que suceden en el mundo.

No me cansaré de decir que ésta es la mejor manera de aprender historia. La Crisis de los Misiles, el asesinato de JFK, la lucha por los derechos civiles de los negros llevada a cabo por miles de activistas encabezados por Martin Luther King, la guerra de Vietnam, el levantamiento del Telón de Acero, la caída del Muro de Berlín.... y así, un sinfín de hechos que se te quedan perfectamente grabados en la retina sin necesidad de tener que hacer el esfuerzo de memorizar nada. La mente tiene la habilidad retener aquello que se aprende de forma amena y divertida.  

En lo relativo al libro en sí,  la mayor parte de la historia me ha enganchado, aunque es cierto que lo relativo a la "lucha" entre la URSS y los Estados Unidos durante la Crisis de los Misiles, se me hizo bastante pesada. En el lado contrario,  la Guerra de Vietnam y la caída del Telón de Acero son las partes más duras y vibrantes respectivamente del libro.

Es importante destacar la forma tan clara con la que se explican y por ende, se entienden, los motivos que llevaron a la caída del bloque comunista en la Europa del Este. Y por supuesto, como siempre hay que destacar el gran trabajo de recopilación de información que ha tenido que llevar a cabo el autor, a fin de narrar los importantes hechos históricos acaecidos durante el final del siglo XX. En general, el libro está bastante bien, aunque en mi opinión, no llega al nivel de los dos libros anteriores, no obstante, sigue resultando un placer leer obras del escritor galés.

Si tuviese que poner nota al libro, lo calificaría con un 7,5. Se trata por lo tanto de otra obra totalmente  recomendable, sobre todo si te gusta la historia.

Por cierto, aunque no lo he mencionado anteriormente, para todo el que me conozca, si estáis interesad@s en leer cualquiera de los libros que menciono, no dudéis en contactar conmigo y os lo paso sin problema, pues aunque lógicamente repeto cualquier tipo de opinión a este respecto, personalmente  creo que un libro ha de pasar de mano en mano, facilitando así su accesibilidad al mayor número de personas posible. Aunque queda muy bonito ponerlo como un trofeo en una estantería, el gran trofeo ha de quedar en la mente, con todo aquello que te ha aportado durante su lectura y lógicamente con los posos que te deja para el futuro.


Bueno, pues nada, hasta la próxima.