domingo, 8 de febrero de 2015

Buscando buitres por Salvaleón.

   Por segundo año consecutivo acudimos a la Ruta de los Buitres de Salvaleón, y es que el año pasado ya  nos llevamos muy buen sabor de boca de la experiencia vivida. 


   Mañana fría la que hemos tenido, no obstante, cuando hay ganas de disfrutar, el frío queda en un segundo plano. 












   Llegada a Salvaleón a las nueve menos cuarto, tomamos unos cafetitos, recibimos las indicaciones de los organizadores y puesta marcha para intentar entrar en calor cuanto antes. 




   Ràpidamente en cuanto comenzamos a caminar, las máquinas empiezan a desentumirse, y la sensación de frío disminuye, sobre todo en el momento que aparecen lo primero repechos. De hecho, comenzamos a ver los primeros stripteases de polares, abrigos, gorros.... 



   La ruta, como era de esperar, no defrauda. Paisajes magníficos, que son un deleite para la vista, acompañado por continuas subidas y bajadas que evitan cualquier momento de monotonía. Destacamos también que se han incluido  tramos diferentes a los del año pasado, lo cual hace que la ruta siga aportando nuevos paisajes para aquellas que ya la hemos hecho anteriormente. 











Castillo de Nogales al fondo









   Destacar que ya en el tramo final, se ha levantado un vientecillo que ha hecho aumentar la sensación de frío,  no obstante, como estábamos en movimiento, se ha sobrellevado de buena manera. 



   Finalmente, hemos concluido la ruta en el centro del pueblo, donde los bares colaboradores estaban llenos de senderistas, que al estar repartidos entre varios establecimientos, hemos  evitado las aglomeraciones. Hemos podido degustar productos típicos de la zona, gracias a los puestos de venta que había instalados,  así mismo, contábamos con la música de un Dj que de no haber sido por el frío que teníamos, hubiésemos disfrutado durante algo más de tiempo. 
























   Al igual que hicimos el año pasado, queremos dar las gracias a Senderismo Salvaleón, por poner a nuestra disposición una ruta de gran nivel, con un montón de detalles para con los asistentes. De igual manera, volvemos a reiterar que los porrineros (ya he aprendido el gentilicio) se han de sentir muy orgullosos de tener un grupo de personas que hace tanto por su pueblo.

Esperamos poder seguir acompañándoos muchos años más. 

Saludos y gracias.