miércoles, 24 de septiembre de 2014

La analfabeta que era un genio de los números

 
   Gracias a la recomendación de Laura Ditella, dueña de la librería El Instituto, de Los Santos de Maimona, he tenido acceso a una obra desternillante:  La analfabeta que era un genio de los números, del escritor sueco Jonas Jonasson




    La expresión que, a mi parecer, mejor define a la obra es aire fresco.  Siempre que inicio una nueva lectura, estoy expectante a ver qué me depara, qué intriga va a conllevar, qué personajes aparecerán.... pero en este caso,  la lectura aporta algo nuevo que ningún libro, hasta la fecha, me había dado: una nueva manera de contar  historias, de la mano de  un humor totalmente fresco. 

   El libro se lee muy fácilmente, es muy entretenido, pues  continuamente están sucediendo cosas y a cada renglón te encuentras con comentarios llenos de sarcasmo que te sacan constantes sonrisas, cuando no alguna carcajada.  Narra la historia de Nombeko, una joven nacida en uno de los barrios más pobres de Johannesburgo en Sudáfrica, en pleno apartheid y cómo gracias a su gran inteligencia, puede ir sorteando los envites de la dura vida que le ha tocado vivir, aunque ese es sólo el principio......

   Se trata del segundo libro de este autor sueco. Ya estoy tardando en localizar el primero, que al parecer tuvo un gran éxito internacional El abuelo que saltó por la ventana y se largó.


   Bueno, pues estamos ante una nueva recomendación que encarecidamente os hago si queréis pasar un buen rato, echando unas risas y distrayendo la mente.


   Puede parecer que sólo escribo críticas positivas de los libros que leo, pero en realidad lo que ocurre es que por regla general, si decido continuar leyendo un libro y terminarlo, es porque me gusta y me entretiene, en caso contrario, hace ya mucho tiempo que tomé la decisión de cortar por lo sano y dejar de leer aquellos libros en los que pasadas bastantes páginas, no logran captar mi interés. Hace años me obligaba a leer todo lo que pasaba por mis manos y me pasaba meses y meses con algún libro, simplemente, por mi obstinación de tener que acabarlo, aunque en realidad no me gustase.... A partir del día que leí Los Pilares de la Tierra, me di cuenta que existían libros que prácticamente me los bebía, y ahí fue cuando me di cuenta que realmente me encanta leer, pero sólo una serie determinada de libros; el resto, aquellos  que no consiguen engancharme, considero que  es mejor no perder el tiempo con ellos. No sé si es una buena recomendación, pero desde luego, a mi me funciona bastante bien.  


   Saludos y hasta la próxima. 




   

lunes, 15 de septiembre de 2014

Dispara, yo ya estoy muerto

   Aún resuenan en mi mente las últimas frases de este libro de Julia Navarro, Dispara, yo ya estoy muerto, que como en otras ocasiones, no me ha defraudado. 





   Literariamente no puede decir nada, pues como ya he dicha en otras ocasiones, no soy crítico literario y tal vez  existan aspectos que ha de pulir; pero en cuanto a la historia, la capacidad de generar expectación, la facilidad con la que te engancha y las ganas que produce para  seguir leyendo, la escritora lo borda. 

   Desde un primer momento el libro muestra una lectura muy cómoda  y rápidamente la historia te cautiva.  Si os gustó Dime quién soy, seguro que esta historia también os resultará muy interesante y entretenida. 

   Destacar sobre todo que en este caso, leer este libro me ha ayudado a entender un poco el origen del conflicto existente en Palestina, entre árabes y judíos. Es más, por mucho que anteriormente he querido documentarme en libros de historia sobre el por qué de la situación que se vive en esa zona de Oriente Medio, no ha sido hasta ahora cuando realmente he podido descubrir con detalle, el proceso histórico que se vivió con la fundación del estado de Israel, con todo lo que ello conllevó. 

   La verdad es que salvando los posibles errores que puedan existir de documentación, que los desconozco y hasta pongo en duda, dada la gran experiencia y profesionalidad de Julia Navarro, este libro podría servir fácilmente para impartir clase de historia en las aulas. Creo que sería una forma muy interesante de aprender historia, dejando seguro, un poso más fecundo en nuestra memoria, que en el caso de tener que empollar un  libro de historia a base de memorizar fechas y hechos concretos. 

Resumiendo, historia que cautiva, engancha y además aprendes acerca de un tema que aún está candente.

Totalmente recomendable. 


Os dejo el enlace  de la página oficial de Julia Navarro, por si queréis saber más de la escritora y de sus obras.